CINC CIMS 2014. Crónica de la carrera

Cinc Cims

Ya está, ya llegó la primera carrera del año, y la primera después de 5 meses sin participar en una por culpa de una lesión en el tendón rotuliano. Además, durante estos cinco meses de baja, he aprovechado para cambiar mi calzado habitual a un calzado minimal, ha sido duro, de hecho la transición aun no ha acabado. Por todo ello, la Cinc Cims tiene para mi un significado especial, no solo se desarrolla en el entorno de mi casa, en los picachos, trialeras y senderos que conozco al dedillo y por los que disfruto corriendo cada semana, para mi es una prueba de fuego después de cinco meses, que me niego a catalogar de oscuros, porque creo que los he aprovechado para crecer y evolucionar, pero desde el punto de vista de la actividad, si, algo oscuros (dejémoslo en gris).

Llueve. Es sábado noche y se pone a llover, llueve durante la madrugada y llueve cuando me levanto a las 6:20. No puede ser, no podía llover, debía hacer sol, ¿pero y esto? Es una putada, estará todo embarrado y eso si no sigue lloviendo con los inconvenientes que eso supone. Pero, es igual nada arruinará el día!

Desayuno, mis habituales tostadas de pan con mantequilla y mermelada de los días de carrera, pero poco mas, habitualmente me tomaría, además un buen tazón de avena con leche, pero no me entra, ni tan siquiera me acabo el pan con mermelada…… es un problema, hay que comer bien y sino lo notaré, pero el cuerpo no quiere y no quiere. Siempre hay nervios antes de una carrera, pero para mi esta es algo más que una carrera, solo quiero acabarla y demostrarme que los días “grises” han pasado a la historia. Hace semanas que, esperando el momento, me he planteado objetivos progresivos:

  •    El primero poder correrla, hace tan solo un mes no estaba seguro de poder hacerlo.
  •    El segundo era acabarla, sería genial.
  •    El tercero bajar de las 3 horas.
  •    Y el cuarto, hacerla en 2:45.

 He conseguido los tres primeros ¿Qué más puedo pedir? Sí claro, el cuarto, pero eso ya es secundario y me lo apunto para el año que viene! 1609607_671908799514969_1980370008_n

Llego a Corbera, aparco, envío mensaje a Dani, “donde estás”, respuesta “A tu lado” levanto vista del móvil y coño, por poco me come! Que sincronización, joder! Primera alegría del día, Dani y yo ya estamos juntos, la felicidad fluye. Falta Cesar, mensaje “Donde estás”, acabo de aparcar y voy a la salida”. En dos minutos ya estábamos los tres! Genial, solo por eso ya vale la pena venir.  Recogida de dorsales, camiseta de manga larga muy guapa, con un dibujo de una columna vertebral y sus vertebrillas! Nos encanta! Vamos a tomar algo, y como no, orgía de dudas, ¿Y tu que te pones? ¿Pantalón corto o largo? ¿Camiseta corta, larga, manguitos?, es igual, escoja lo que escoja, me arrepentiré en el primer kilómetro….

Desayunamos un poco, y nos cambiamos en un banco, llegó el momento de decidir, finalmente saldré con pantalón corto, camiseta corta ANEF (en breve estrenaremos equipación nueva), y manguitos. Un buff me tapará el cuello y un mini-cinturón de hidratación con dos botellines me permitirán no depender de los avituallamientos y llevar dos geles. Cesar no puede correr, está con gripe y fiebre, pero se ha pegado el madrugón para venir a estar con nosotros, es una suerte tener un compañero así! Se queda con las bolsas, se encarga de hacer fotos y de hacer este momento mas fácil y tranquilo. Gracias por estar ahí!
1450088_671909952848187_2016106212_n

Nos ponemos en salida, en primera fila, como debe ser. Aun y no saber a dónde llegaré, hay que creer en ello, y salir siempre a tope! Los músicos de Mais Ke Samba, tocan instrumentos de percusión y animan el cotarro, que buenos son joder!  3,2,1…

Salimos a tope, directamente en ascenso durillo, por asfalto hasta el casco viejo de Corbera, buen ritmo. Dejamos la carretera por una pista llana, permite recuperar fondo, escaleras de piedra (¿echamos unas series?), Castillo de Corbera, cruzamos la cima y pasamos por debajo de las Penyes del Corb y junto al Pesebre viviente, venga que ahora todo es bajada. Empiezan los escapes, bajada por un sendero de pendiente infernal embarrado por la lluvia, el riesgo de metérsela es mas que elevado! Con las minimal no puedo dejarme ir tengo que controlar mucho, ser muy consciente de donde pongo los pies, dejo pasar a algunos corredores mas veloces. Llegamos a la riera, una zona llana, muy buen ritmo, pero lo peor se está acercando y soy consciente.

Esta es una carrera cuyos tramos conozco muy bien, es una ventaja, pero también es una losa, hay que luchar contra tu mente porque sabes lo que viene, y la mente también lo sabe! Ya estamos, ha llegado el momento, empieza la subida a la Creu de l’Aregall, unos 350 m de desnivel positivo en pocos kilómetros. Hay que pillar un ritmo y mantenerlo, lo intento, lo consigo a tramos, pero en otros no hay mas remedio tengo que caminar, no me paro jamás, camino rápido pero el pulsómetro pita y pita y no me la puedo jugar. Me pasan corredores. Toca pagar los 4 meses de parón que me han hecho perder fondo, no es ninguna sorpresa.

1017621_671911656181350_2131018294_n

Vamos subiendo, llegamos a un tramo de pistas, la gente empieza a espaciarse. Estamos bajo la Creu y la pista se va estrechando, mucho barro rojo, estamos en la zona geológica de las arcillas y areniscas triásicas dels Bundsanstein. De repente sale un sendero muy empinado y nos hacen trepar. Buuuuf, no se cuantos metros ni cuanto desnivel se salda de golpe, pero en muchos tramos hay que trepar, cogerse a los árboles e incluso a alguna cuerda y todo resbala. Subida dura, pero cuando quiero darme cuenta estoy en la Creu!! En mis entrenos había seguido la pista y había llegado por la urbanización que hay en la otra vertiente, y esto ha sido mas vertical pero mas corto, una sorpresa! Ya estoy aquí, la gente anima! Han hecho falta 51 minutos, no está nada mal, subidón. Avituallamiento pero no paro, sigo.

Ahora bajada hasta el Coll de la Creu de l’Aregall, sendero y cruzamos la carretera de Gelida que la policía tiene cortada para nosotros. Saltamos a la otra vertiente! Aquí empiezan tramos de pista mas pedregoso  y esas piedrecitas se me clavan en el pie continuamente, bufff, hemos llegado a las calizas del Mushelkalk y en breve pisaremos las Jurásicas (si, lo habéis adivinado, soy geólogo e identifico los tramos por los tipos de roca que hay, soy así de friky).

DSC_1400

Empiezo a ir cansado, pero nada del otro mundo, la rodilla derecha (la no lesionada) empieza a molestar un poco, tiene narices! Pero nada grave. El  barro se engancha en los pies, cada uno me debe pesar tres kilos!  Aquí la fila de corredores es todavía más dispersa y espaciada. Llegamos al cruce del Safari, avituallamiento, cojo dos piezas de chocolate para comerlas mientras sigo corriendo, pero tengo que acabar tirándolas a los pocos metros, no me entran ni a tiros. Seguimos subiendo y viene otra de las subidas chungas, la del Cim de Forrellac, que asciende por una cuesta rocosa infernal que obliga a hacerlo caminando. Hacemos cima, bajamos a piñón por el otro lado, otra trialera rocosa delicada y mojada!

Ahora si, viene el ascenso a mi cima de cabecera, a mi espacio sagrado, el Puig d’Agulles (La Bola), cuantas jornadas de entreno pasan por aquí. Voy ascendiendo por una pendiente descomunal con los ojos vidriosos, es muy ridículo, pero me emociono, estoy en casa… Hago cima, y una sensación de emoción muy fuerte me recorre, he llegado en 1 hora 55 minutos. Ahora viene una trialera muy técnica y muy larga hasta el Valle de Sant Ponç. Le tengo cierto miedo porque con las minimal no voy a poder correr mucho. Voy tirando y perdiendo altura rápido, al final voy a un ritmo que nunca hubiera imaginado en torno a los 4:00/4:30 min/km, que pasada! Un corredor que viene por detrás me llama Krupicka, por mis zapatillas y empezamos a charlar sobre las NB MT110, así varios minutos. Al final alguien, de buen rollo, grita:” Si podéis charlar es que podéis correr mas deprisa, venga!” Risas, pero aceleramos y eso que íbamos a ~ 4:30 min/km. Llegamos a una pista, el Monasterio de Sant Ponç está a un kilómetro. Tiro, la rodilla derecha está muy pesada y ahora se le suman unos conatos de calambrazo en los gemelos. No!! lo que faltaba. Y eso que he tenido en cuenta la ingesta de electrolitos, pero parece no haber sido suficiente, o quizá tenga que ver con una excesiva carga excéntrica durante las bajadas! Esto tengo que estudiarlo porque se repite a menudo!

Monasterio de Sant Ponç, maravilla románica del siglo XI, estoy a 4 km de mi casa. Avituallamiento, recargo bidones y me como unas apetecibles gominolas. No me entretengo, tiro rápido, aun hay bajada hasta la pista del fondo de la Guineu (no os voy a decir los materiales que hay, tranquilos). Llegamos a la pista, 300 metros y una trialera técnica de subida a la derecha, empieza la subida al Puig Montmany, el ultimo de los picos. Esto va a ser duro, los gemelos gritan, la rodilla se solidariza y yo me hago el sordo. Vamos tirando, la gente en este tramo hace muchos metros caminando, llevamos 21 km. y quedan 6.

Un poco agónicos llegamos al Puig Montmany, donde los últimos metros de subida se las traen. Cima coronada! Ahora bajada por una trialera rocosa muy técnica y muy abrupta, la cabra de estos días atrás no está, je, je, el suelo resbala bastante, todo muy bien señalizado y muchos voluntarios en varios puntos para avisar del peligro, hay que poner las manos en el suelo porque el desnivel es importante y todo está mojado. Llegamos al Golf Sant Rafael, pista y senderos rojos (sí, arcillas rojas, nivel 2 del Trías Muschelkalk), voy tocado por los gemelos y la rodilla, y es una lastima porqué todo es bajada y podría recuperar algo de tiempo, pero no puedo meterle caña y rascar segundos, solo alternar correr-caminar rápido-correr! Eso si, no paro ni un segundo. Un señor de la organización en un cruce informa que quedan dos kilómetros y lo hace gritando como un loco y nos llama campeones, está emocionado y grita que para él ya hemos ganado todos, que somos unas máquinas, unos heroes!!! Bufff que subidón, que maravilla, que voluntarios mas grandes! Gracias de verdad!

Llego a Corbera, esto está acabando, pero queda la subida por el Paseo principal hasta la meta, tela con la pendiente, y los gemelos no me dejan en paz. Corro, aplausos, gente animando, no puedo pararme ahora pero me duelen mucho, sigo. Una voluntaria me avisa que tenga cuidado con un escalón, se lo dice a todos y cada uno de los corredores que pasan, que pasada! Ya veo el túnel de meta, los percusionista están tocando a toda marcha, que subidón, voy a llegar y lo haré en menos de 3 horas. 1604958_671909572848225_303975976_n

De repente, pasa una de esas cosas que hacen grande este deporte. Veo una sombra detrás mío, otro corredor me ha alcanzado a 100 metros de la meta, yo me giro ligeramente en un gesto de que pase, yo no puedo correr mas deprisa, pero me dice que no, me coge de la mano y me dice: “tu vas delante todo el rato, pasa tu!” Dios, que grande!

Avanzo por el túnel lleno de gente gritando, les aplaudo, les doy las gracias por estar ahí, tengo las lágrimas a punto de caramelo y finalmente cruzo la meta con un tiempo de 2:56! Aparecen Dani y Cesar, los abrazo mientras, ahora si, me caen las lágrimas. Dani acabó en 2:45, grande no, gigante!!!!

Ya está, estoy aquí y he cumplido la mayoría de mis objetivos y he dejado atrás las nubes grises.

Una vez más pienso, que grande es todo esto! Gracias por dejarme vivirlo!

Gracias a la organización y los voluntarios por una carrera como esta! Impecable, emotiva y profesional! Sois muy grandes!

2014_01_12-10 (304)

Anuncios

Un comentario en “CINC CIMS 2014. Crónica de la carrera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s