CORRER CON CALOR. Que sucede a nivel cardiovascular

15060_561534377244406_1250257149_nEntrenar con temperaturas elevadas es más duro que hacerlo a temperaturas suaves. Menuda novedad, eso ya lo hemos podido comprobar todos ¿Pero sabéis cuál es la razón y que es lo que sucede a nivel cardiovascular?

Está demostrado que en trabajo submáximo, a partir de los 21ºC, el sistema cardiovascular requiere entre 1 y 2 pulsaciones por minuto (ppm) adicionales por cada grado de temperatura ambiental. Pulsaciones que van destinadas a la refrigeración del cuerpo y por tanto ya no están disponibles para funciones asociadas al rendimiento, como transportar oxígeno y nutrientes a la musculatura o retirar residuos metabólicos.

Pongamos un ejemplo sencillo para un rendimiento submáximo. Tomando como referencia mi umbral anaeróbico, que está en 184 ppm, podríamos decir que a una temperatura de 21ºC, de forma general, dispondría de toda mi FC de Reserva (FCR) es decir 184 ppm-49 ppm=135 ppm (49 ppm son mis pulsaciones en reposo). (Observación: tomo como referencia las pulsaciones de mi UA, ya que no tiene mucho sentido tomar las pulsaciones máximas puesto que correr por encima del UA es solo posible durante pocos minutos).

Cuando decido lanzarme a correr a 36ºC, y alcanzo mi umbral anaeróbico, mis 184 pulsaciones están ahí, en la pantalla del pulsómetro, pero realmente, (36-21) x 2 = ~30 ppm no están disponibles para mi rendimiento,  sino que mi organismo las va a emplear para conseguir la refrigeración de mi cuerpo, y por tanto mi FCR ya no es de 135 ppm, sino de 105 ppm. Es decir que aún dándolo todo, y corriendo a 184 ppm, realmente solo rendiré usando 105 ppm y mi rendimiento será menor si o si!images

A esto, aún deberíamos añadir el efecto de la humedad ambiental. Si corremos en ambientes muy húmedos, la disipación de calor superficial por efecto de la evaporación del sudor también queda afectada, y por tanto el sistema cardiovascular aún tiene que añadir un aporte extra. La diferencia entre correr en un ambiente con una humedad relativa del 50% a un ambiente con una humedad relativa del 90% muestra un incremento de unas 10 ppm adicionales a la refrigeración.

Imaginad lo que supondría correr en un ambiente a 36ºC y un 90%. Entorno a unas 40 ppm de mi FCR, destinadas solamente a trabajar en mi refrigeración corporal, mermando así mi rendimiento de una forma mas que destacable. Vamos, un infierno.

Todo lo expuesto, es desde el punto de vista del sistema cardiovascular, correr en un entorno muy caluroso aumenta además la tasa de sudoración (deshidratación por unidad de tiempo), e incrementa la pérdida de electrolitos alterando el complejo equilibro entre el medio intracelular y extracelular. La tasa de sudoración es un parámetro importante que puede determinarse para cada corredor y a diferentes situaciones de temperatura y humedad, para determinar cual es la pérdida de líquidos de un atleta y proponer así estrategias nutricionales adecuadas de ingesta de líquidos y reposición de electrolitos.

Recordad que una pérdida de agua corporal de un ~ 2% en peso de nuestro cuerpo, puede producir una disminución del rendimiento entorno al 10% además de complicar la capacidad termo-reguladora de nuestro organismo. Deshidrataciones mayores tienen  consecuencias peores. Y esa pérdida de líquidos va a depender mucho de las características propias del corredor, del ambiente e intensidades de carrera. Y no solo hay que reponer el agua, hay que reponer siempre el equilibrio electrolítico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s