¡TU PULSÓMETRO TE HABLA… ESCÚCHALO!

Actualmente existe una gran variedad de marcas que nos ofrecen monitores cardíacos (pulsómetros) diseñados para facilitar información muy amplia y poder así controlar y gestionar los entrenamientos que realizamos. Una herramienta, entre muchas, que nos ayudará a controlar la carga de entrenamiento cardiovascular evitando consecuencias no deseadas.

PulsómetrosPero, ¿realmente lo sabemos utilizar? Muchos corredores entrenan teniendo en cuenta sólo la distancia y el desnivel positivo alcanzado, la percepción subjetiva del esfuerzo, realizando series sin tener en cuenta la zona de trabajo y atendiendo única y exclusivamente a la velocidad de las mismas, corriendo el riesgo de sufrir sobreentrenamiento sin encontrar explicación alguna… Esto se puede evitar entendiendo y utilizando la información que nos facilita el pulsómetro o monitor cardíaco.

LA IMPORTANCIA DE LA INFORMACIÓN

Lo que no se mide, no se puede mejorar (Wiliam Thomson Kelvin) por lo tanto, sin delimitar las zonas de entrenamiento es imposible valorar la mejora de las mismas, además de no poder cuantificar la carga de entreno. Tendremos algunos elementos conocidos como los inputs (entrenamientos) que recibimos, que producirá outputs (adaptaciones fisiológicas y neuromusculares), pero no sabremos que sucede en nuestro interior. Nos encontramos delante de una caja negra donde no recibimos información. Nuestro pulsómetro nos ayudará a controlar la zona de trabajo y así poder ajustar mejor los objetivos de la sesión de entrenamiento.

Por mucho que nos conozcamos hay factores externos como, la deshidratación, condiciones meteorológicas, HRV (Variabilidad Cardíaca), niveles de fuerza (fatiga muscular) que afectará a nuestra dinámica cardiovascular produciendo un Drift cardiovascular, aumento constante de las pulsaciones durante un esfuerzo prolongado y continuado.

Imagen relacionada

Imaginemos que un corredor realiza un entrenamiento intermitente de series donde sólo y únicamente tiene en cuanta la velocidad de cada una de las series. Lo que puede suceder es que la primera serie correrá a una velocidad y unas pulsaciones determinadas, pero si no respetamos las pulsaciones durante las series ni tampoco las de recuperación, este corredor estará en la última serie en una zona metabólica (pulsaciones) y velocidad diferente a la primera serie, modificando por completo el objetivo del entrenamiento y corriendo el riesgo de sobreentrenamiento.

Cada corredor debe conocer sus zonas metabólicas y donde están situadas respecto a sus pulsaciones máximas. Estos valores son totalmente individuales y variables, pudiendo diferenciarse de un corredor a otro y del mismo corredor en diferentes periodos de la temporada. Conocer nuestras zonas metabólicas nos ayudará, además de todo lo comentado (controlar carga cardiovascular, cuantificar la mejora con el entrenamiento) a controlar los ritmos de carrera, ya que cada distancia se correrá en una zona metabólica diferente.

Por ejemplo, un maratón se correrá por debajo de UAn (Umbral Anaeróbico) o cerca de él. Esto es válido para los corredores populares y para los profesionales. Todos los corredores se encuentran en la misma zona metabólica, diferenciándose entre ellos por la velocidad que alcanzan en dicha zona.

Test pista atletismo

Una vez determinadas nuestras zonas de trabajo (zonas metabólicas) podremos controlar los ritmos e intensidades de manera individualizada y así evitar sobreentrenamientos, además de realizar los entrenamientos cumpliendo con el objetivo que buscan.

Existe diferentes protocolos y test que nos ayudarán a determinar cada una de las zonas y así poder determinar el perfil fisiológico del corredor para poder ajustar aún más nuestro entrenamiento o dar información necesaria a nuestro entrenador personal o preparador físico para poder programar
y planificar los siguientes microciclos y mesociclos de entrenamiento.

Profundizaremos mucho más en el Webinar que tenemos preparado para el próximo 14 de diciembre, donde hablaremos de cómo determinar nuestras zonas de entreno, test, zonas metabólicas en las diferentes distancias, nuevas tecnologías de control de carga de entrenamiento, etcétera.

¡No olvides de escuchar tu pulsómetro!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s